Quito es nuestro gloria de el sexualidad asi­ como las prepagos mas profusamente ardientes