Desplazandolo hacia el pelo desato cualquier afluencia de improperios que no puedo repetir