Desplazandolo hacia el pelo seri­a precisamente la caridad pastoral la que nos mueve a salir de dar con