Cuando intentas amarrar en la playa, en bikini y en ingles: la trilogia del ridiculo